Sin categoría

La Reinvención de las Instituciones

By 10 Septiembre, 2017 No Comments

“I like to reinvent myself, it’s part of my job”
– Karl Lagerfeld

 

A pesar que muchos de nosotros estamos familiarizados con lo rápidos y constantes que son los cambios en nuestro entorno, reaccionar a estos no es una tarea fácil. Es que es casi instintivamente que muchos de nosotros nos aferramos a los usos acostumbrados y no es solo sino hasta después de un tiempo, como quien ajusta sus ojos para ver la luz del sol tras salir de una habitación oscura, que vemos las alternativas que los cambios en nuestra realidad nos traen.

Es por esto que asistimos con emoción al lanzamiento de la nueva cara de El Tiempo el pasado 18 de octubre. Para estar a la par con todos los cambios que se vienen dando en los hábitos de lectura, y con el boom de las redes sociales y la tecnología, el periódico El Tiempo renovó su imagen para responder a las exigentes necesidades de sus lectores.

Roberto Pombo, director del periódico, inauguró la noche poniéndonos en contexto de cómo la expansión de la internet ha generado muchos cuestionamientos de lo que la gente lee. Por esta razón, el periódico vio la oportunidad de priorizar hechos objetivos sobre impulsos emotivos, y de esta manera, regresar a un periodismo de hechos.

El Auditorio C Vilar estaba adecuado con un despliegue de tecnología de punta, con pantallas táctiles e interactivas que nos mostraron el cambio de cada una de las secciones del periódico. El escenario luego tuvo una intervención artística de dos violinistas y la presentación sorpresa de Inés Gaviria, quien interpretó varios clásicos los cuales crearon un ambiente idóneo para reencontrarse con amigos y disfrutar de una velada agradable.

La noche estuvo marcada por la sobriedad que el periódico transmite con su nueva imagen. El evento fue la mejor manera de acercar el periódico a una nueva generación de lectores que están cansados de la información que circula en internet, y que buscan una fuente de periodismo serio y de tradición.